sábado, 19 de febrero de 2011


Y aquí estás a mi lado ajeno a todos mis pensamientos, solo atento a la película que ponen en el bus. Y yo mientras tanto dejando volar mi imaginación mientras te observo a ti y de fondo tengo el mar. ¿Sabes? Me estoy dando cuenta que me da miedo la vida, que ya no soy ninguna niña pequeña, que los problemas son más grandes que antes, y es que nada es tan fácil como parece. Me planteo mil y una preguntas y la mayoría sin respuestas y entonces te miro. Estás tan calmado, tan sereno, parece que nada de preocupa. Te miro y te vuelvo a mirar y no me creo lo que está pasando. No me creo que haya pasado ya un año de todo, y entonces me deshago de todas mis tonterías y me acurruco entre tus brazos, disfrutando de tus caricias, de tu calor y pensando en el fin de semana que nos espera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar