martes, 6 de julio de 2010


Y solo de pensar que tenga un final se me encoje el alma y comienzo a gritar y a gritar que me encantan los besos que nos damos en mi cama, me encanta cuando dices que me amas sin medias palabras, solo con miradas, me encanta que no dejes de amarme hasta matarme enredarme en sus carnes hasta saciarme. Para qué quiero más nadie, para que quiero más nada… te amo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar