jueves, 8 de julio de 2010


Tú, yo y un bonito amanecer. En esos momentos solo quería que me miraras fijamente a los ojos, que se escuchara el silencio, que me cogieras fuerte de la mano y me dijeras que me amabas, no era mucho pedir. Esperé, y luché por lo que creía que era y por lo que quería de verdad, y aquí nos tienes. Te quiero

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar