sábado, 29 de mayo de 2010

Que complejo se hace el mundo cuando no existe nadie que te mime de una manera especial, ¿verdad? Que te llame solamente para preocuparse, que sea capaz de hacer las mil y una locuras con tal de un abrazo, las mil y dos por un beso. Alguien que sea capaz de hacerte reír en cualquier momento o lugar y que al mismo tiempo te regale una gran sonrisa. Pero, ¿qué pasa cuando tienes a tu lado a esa persona tan especial? Que todo cambia continuamente a tu alrededor, que en lo único que piensas es en que no se puede ir de tu lado, te planteas que harias sin él y tu cara cambia. Sobretodo pasado el medio año, donde ya tienes una gran imagen de esa persona que, a pesar de que parezca una tontería, te cambia por dentro, mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar