jueves, 27 de mayo de 2010

Podría darte mil y una razones por las que te amo. Podría explicarte por qué mi corazón se acelera cada vez que estás cerca. Podría contarte todo lo que siento cada vez que me besas, cada vez que me abrazas, cada vez que me acaricias. Pero sólo son simples palabras, por eso prefiero demostrártelo todo lo que siento cada vez que estoy a tu lado, con un beso o un abrazo. Necesito gritarle al mundo que te quiero y que cuando estoy contigo es cuando soy realmente feliz. Necesito que sepas que eres lo más importante, que no podría seguir sin ti, y que esto será para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar