viernes, 30 de abril de 2010

No te pido que estés a mi lado toda la vida. No te pido que me entregues tu corazón para siempre. Sólo te pido que camines a mi lado, que nunca me dejes sola, porque he llegado a la conclusión de que si no es a tu lado, no siento ese impulso que hay que sentir para seguir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar