domingo, 28 de marzo de 2010

A veces pienso que tanto esfuerzo no vale la pena. Pongo todo mi empeño en algo, pienso que va a salir bien, gasto gran parte de mi tiempo preparándolo y en sólo una hora tengo que demostrar que lo he trabajado. Termino y creo que todo ha salido bien, pero me dan el resultado y veo que no ha sido así. Me derrumbo, pienso que no ha valido la pena. Todos intentan animarme, que no me agobie dicen. El día no puede ir a peor. El resultado, para quienes no sepan nada de mi, parece que no he hecho nada. Por suerte, ella sabe como soy. Debo de intentar no pensar en el que dirán y recapacitar. Una caída la tiene cualquiera y como dice mi padre “esto pasa hasta en las mejores familias”. Tengo que levantarme, no agobiarme, analizar los errores y aprender de ellos. Tengo que ser positiva y sé que este bache lo voy a superar y demostraré que todo el tiempo y esfuerzo invertidos si merecieron la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar