viernes, 5 de marzo de 2010

Troya




Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo. Los dioses nos envidian. Nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último; todo es más hermoso porque tiene un final. Nunca serás más hermosa de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar