martes, 30 de marzo de 2010


Siempre lo mismo. Y es que a veces parecemos idiotas por no querer ver algo que es obvio. Juegan contigo y tú prefieres pensar que lo hacen sin querer. Sólo se acuerdan de ti para lo que les interesa y tú crees que son buenos amigos. Ni una llamada, ni un mensaje, ni un privado para ver cómo estás. Pero da igual, tú siempre serás la mala, la que no se socializa, la que siempre está en casa, la que no dice lo que piensa Siempre llevarás esa etiqueta de niña pija, falsa y aburrida. Pero, ¿sabes qué? Que todo es envidia y los ciegos son ellos que no quieren ver lo que hay detrás de una imagen, no aceptan que seas buena y no como la mayoría, no aceptan que seas diferente a ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar