lunes, 22 de marzo de 2010

Sé que te da miedo pensar en el futuro, en qué pasará y dónde estaremos, y yo te digo que vivas el presente. Hace tiempo, yo era como tú. Sólo me importaba el futuro, estaba continuamente pensando en él y haciendo las cosas con el único propósito de que tuvieran algún fruto algún día. Pero me di cuenta de que estaba desaprovechando el presente, de que mi vida estaba pasando y no disfrutaba de esos pequeños momentos que te hacen felices. No le daba la importancia suficiente a un beso, una mirada, un abrazo, incluso a las palabras te quiero. Yo, siempre pensando en el futuro, siempre haciendo planes que raras veces salían bien, siempre intentando planificar mi vida y ponerme límites, odiaba el desorden, las sorpresas, lo inesperado. Pero, ¿qué es la vida? Como dice un filosofo “un devenir constante y caótico”. Nada sale como esperas, cada día es una sorpresa, nunca sabes que pasará.

Está bien mirar de vez en cuando al futuro, pero hay que aprovechar el presente. Disfrutar de lo que se tiene cada día, vivir esos momentos que no sabes si volverán a pasar, y poco a poco, sin darte cuenta, te estás construyendo tu propio futuro, tu camino a seguir en la vida.

“Vive bien el presente; así en el futuro tendrás un bonito pasado”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar