jueves, 18 de febrero de 2010

Y es que no eres igual que todos.

Otros dejaron cicatrices y dolor, pero tu llegaste con tu cariño y lo curaste.

Creí que todo estaba perdido, no quería saber nada de aquello a lo que llaman amor. Pero llegaste tú e iluminaste mi vida con una sonrisa, volví a soñar con una mirada, volví a creer con un beso, volví a ser feliz con un abrazo, volví a estar viva gracias a ti.

tQ. :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar