viernes, 12 de febrero de 2010


Un hilo rojo, invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias; el hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca llegará a romperse

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar