sábado, 5 de diciembre de 2009

Nada

Te miro a los ojos y no siento nada, sólo indiferencia e ignorancia. Te veo y es como si no te conociera. Eres un individuo que sé que existe, pero que no tiene importancia. Como ha cambiado todo de la noche a la mañana. Antes en tus ojos se reflejaba cariño, antes te miraba y sentía amor, antes sólo existías tú y eras mi vida. Pienso que el beso fue un pretexto para dejarlo, pues desde hacía tiempo tus brazos no me decían nada, tus labios ya no me hablaban y tus manos ya no me tocaban. Por tus errores, ahora somos dos personas que antes lo eran todo, pero que ahora no son nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que el temor a fallar no te impida jugar